Naruto Kage Revolution


Vamos animate toma tu tiempo y registrate en NKR,vale la pena te lo doy por seguro Cool.

Unete y vive tu Gran historia shinobi junto a nosotros.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» a kien le gusta ???
Vie Oct 10, 2014 11:46 pm por Gin / Kuro

» opening favorito
Vie Oct 10, 2014 11:40 pm por Gin / Kuro

» Play List de NKR
Vie Oct 10, 2014 11:37 pm por Gin / Kuro

» Estatus / Gin (>__<)%♡♥♡
Vie Oct 10, 2014 11:07 pm por Gin / Kuro

» Tecnicas Shinnobi / Rangos / Sugerencia Muy Importante
Vie Oct 10, 2014 8:28 pm por Gin / Kuro

» Sugerencia / Importante
Vie Oct 10, 2014 7:56 pm por Gin / Kuro

» Esqueleto de Ficha.
Vie Oct 10, 2014 7:11 pm por Gin / Kuro

» Presentación
Vie Oct 10, 2014 7:01 pm por Gin / Kuro

» Hola A TODOSS n.n'
Vie Oct 10, 2014 6:51 pm por Gin / Kuro

Relog Ninja

Aslan, la reencarnación de Eragon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aslan, la reencarnación de Eragon

Mensaje por Aslan el Vie Feb 04, 2011 8:58 pm

Vida por un amigo

El fin de todo se aproximaba. Aquel día oscuro comenzaba a terminar, y a comenzar el nuevo día de la resurrección.

En cuanto el shinobi enemigo recibió aquella explosión, me sorprendí de aquel acto estúpido, y a la vez suicida, que había causado mi compañero, Keitsu. Sus brazos habían sido explotados, era un idiota al hacer ésto. Pero, no sabía si él seguía vivo o no, tendría que confiarme, ya que, nada más me fijé mientras se liberaba aquella explosión, pues, tras ésto, se cubrió ese lugar de un humo negro, y se creó un pequeño cráter con aquellos explosivos empleados.

Acto seguido, supuse que la velocidad de nuestro enemigo habría bajado, al explotar aquella onda de expansión que me llegó en seco. Pero, no totalmente toda la explosión, pues no me encontraba tan cerca cómo para que me llenase aquel movimiento suicida de mi compañero.

Ahora, el humo se iba disipando, y, en cuánto la explosión ya había comenzado a liberar el humo, yo ya estaba haciendo desde antes un movimiento, que podría salvarnos la vida. Con armas en las manos.

Empleando chakra a cada una de éstas que poseía, las cuáles eran 6 kunais, las lancé. Así podría desconcertar a mi enemigo, pues con el chakra empleado éstas impactarían más fuerte, lo que significa que irían un poco más veloces. Mi empleo no duró mucho, pues fue una cantidad mínima de chakra que emplee en cada arma, y, tras ésto, las lancé.

Mi enemigo se aproximaba hacia mí, andando, al parecer, muy confiado de que ganaría. Éstas kunais iban en dirección, 2 hacia partes vitales de mi enemigo, 1 hacia el cuello y otra al estómago. Otras 2 más, iban hacia su lado izquierdo, y otras 2 más, iban hacia su lado derecho.

Acto seguido, con las manos desocupadas, y mientras éstas se dirigían hacia mi enemigo, las manos las puse; con una, sacando una Tantö, y, con la otra, a la par, sacaba algo de mi bolsillo. Tras ésto, la apegué hacia el arma, ahora me encontraba algo más preparado.

Ahora me encontraba con una Tantö en una mano, mientras que con la otra, rápidamente sacaba de mis bolsillos armas arrojadizas, kunais para ser más exacto, lanzándolas hacia éste, nuevamente. Mi compañero, Keitsu, no tenía idea de donde estaba, pero si él llegase a estar inconsciente, o demasiado aturdido cómo para no moverse, en aquella posición en la que se encontraba antes, y con aquel pequeño cráter formado, además de la distancia, le protegía de que le llegase cualquier arma arrojadiza hecha por mi. No sabía si él estuviese parado o no, si estuviese esperando algo, pero más le valía salir pronto.

Con mi mano en la cuál sacaba kunais, las lanzaba en dirección rápida y certera hacia mi enemigo, pero no todas iban hacia él, una iba dirigida hacia su posición en la que le veía en aquel momento, otra hacia su izquierda, la siguiente hacia su derecha, la siguiente hacia un poco más arriba de su cabeza, la siguiente, por las rodillas, la siguiente, por la izquierda, y así sucesivamente.

Todo pasaba en unos muy breves instantes, ya que, con ayuda de mi Sharingan, podría verle actuar con mayor facilidad, además de su velocidad reducida con aquella explosión, se le notaba mucho más agotado. Yo, con una mano sujetando mi Tantö, y con la otra, lanzando muy rápidamente kunais hacia direcciones mencionadas anteriormente, por si él llegase a moverse.

Las kunais que había lanzado estaban llegando a su objetivo, todas. 1 de las cuáles impacto, e hizo hacer desaparecerle sin una marca de sangre, si no una ráfaga de viento. La cuál me hizo darme cuenta enseguida, que se trataba del clon que él había lanzado anteriormente hacia mi. Cómo acto consecuente, se desviaron las demás, ya que ésta ráfaga alcanzó a aquellas kunais que estaban lo suficientemente cerca. Yo pensaba en sacar mi Tantö, pero finalmente, decidí no hacerlo, al ver que una de éstas kunais impactó creando la ráfaga.

Sea cómo sea, yo finalmente no cambié de acción, si no lo pensé. Mientras éstas iban dirigidas, decidí ponerle algo a un arma arrojadiza en vez de mi Tantö, y seguir arrojando normalmente las armas. Fue un acto muy rápido, mientras aquellas kunais se desviaban con la ráfaga, yo sacaba algo con un brazo en mi bolsillo, haciendo movimientos algo retorcidos dentro de éste, y con el otro sacaba 3 kunais para seguir lanzandolas en dirección cercana al clon, pues sabía que el clon aparecía en un lugar cercano al verdadero, a lo que me daba un montón de razones a sospechar de que el verdadero se encontrase allí cerca. Lanzando 3 kunais, nuevamente, 1 hacia el centro, en dónde se encontraba el clon anterior, otra a su costado izquierdo, y otra a su costado izquierdo.

Estaba preparando una kunai mientras mi anterior ronda se dirigía hacia la dirección de aquel clon, pues estaba seguro que el clon había aparecido en algún lugar cerca del real. Con ayuda de mi Sharingan, pude ver una ráfaga de viento comenzar a formarse un poco más lento de lo normal, ya era vidente. El real estaba camuflado, quizá, o mandando una onda de viento cortante desde otra posición, pero él estaría cerca del lugar donde se formaba la onda, o eso creía en el momento.


-" ¡ Rápido !"-

Fue lo que pensé en ese instante mientras la onda de viento se estaba formando. A la par que la onda de viento se formaba, yo solté la kunai que tenía, y justo antes de que la ráfaga procediera a ir en mi contra, mientras se estaba terminando de formar, hice un sello.

Aquella ráfaga se dirigió hacia mi a gran velocidad, pero, por suerte había alcanzado a intercambiarme por un tronco de un árbol, llegandole a éste el impacto de la ráfaga de viento, mientras que yo, había aparecido a unos 4 metros más lejos, por mi izquierda, dado que si hubiera sido por atrás nada más, aquella ráfaga seguiría su dirección e impactaría conmigo.

Tras intercambiarme con aquel tronco, por aquel árbol donde aparecí, subí hasta una rama gruesa con ayuda de mis pies, una rama gruesa en la que me aferré enterrando un kunai. Mientras le observaba de reojo a mi enemigo, me aferré a aquella rama con el kunai porque estaba planeando hacer algo desde ese lugar, y necesitaba estar bien aferrado para no caerme, a pesar de que era una rama gruesa. Tras aferrar el kunai en el tronco, con una mano yo seguía aferrado a ésta mientras con la otra comencé a sacar unos hilos ninja.

Un temblor había azotado el lugar, por suerte no paso nada mientras estaba aquel árbol aferrado a mi kunai. Pero algo andaba mal.


"- Aquel shinobi no maneja el elemento Doton... él es Fuuton, no? El único que maneja Doton aquí es... ¡ No puede ser ! ¡ Keitsu ! Lo mejor será..."-

Era la única opción, el temblor ya se desvanecía y nuestro enemigo estaba prácticamente volando.

- ¡ ALTO ! -

Se escuchó mi grito con un estruendo sin igual en aquel ambiente, a la par que mis hilos que tenía antes preparados los amarraba una última vez.

- Llévame contigo... Pero a cambio... deja a mi compañero libre.-

Tras ésto salté del árbol, con hilos amarrados a una parte mía y otros hacia una rama. Al descender de aquel salto algo o alguien se cortó. Ahora me levantaba dirigiéndome hacia mi enemigo, pero no para atacarle, si no para que me llevase con él.

"- Ya está, hemos perdido... "

Decía dentro de mi mente a la par que levantaba ambos brazos, soltando cualquier tipo de arma, arrojadiza o cuerpo a cuerpo, cualquier cosa que tenía en esos momentos en la palma.

- Me tienes... -

Decía en mis pensamientos mientras me arrodillaba ante él para que me llevase de una vez.

- ¿Eso es todo? ... ¿Te rindes? ... ¿Eragon? ¿Hasta aquí... acaba? ... ¿Así es como vas a terminar?-

Me dijo mi compañero con apenas energías suficientes para que lo oyese... mi mejor amigo. Mis ojos, en los que se reflejaba el sharinngan se mantuvieron posados en el ninja...

Fin de una vida


La ensordecedora luz de una vida sin lucro. La silueta tirada al abismo sin palabras a describir, nada más oscuridad se veía. "- El fin será... " "- Pero algún día volveré... " Era lo que pensaba mientras una ráfaga de viento que se veía a lo lejos venía en contra de alguien. El tiempo viene, el tiempo va. Nunca retrocede, ¿o si? No, seguramente no es posible. La silueta yacía inconsciente. Hasta que al cabo de un rato, volvió a terminar.

La muerte súbita es un regalo, un regalo poco creíble. El día llegaría, el día se acercaba. Éste no era, pero éste daría ánimos. La vida propia y ajena sería compartida, y el presagio acabaría. Todo estaba escrito, escrito cómo si fuese el destino. Pero lo escrito podría ser cambiado. La honra sería esencial, recuperarla, era el objetivo. Recuperarla, era la nueva meta. Pero sigue, sigue para escuchar nuevas historias. Nuevas promesas que se olvidarán, pero en su momento las querrán oír. ¿Es mi misión recordárselas? ...

El fruto de sangre fue, el fruto de sangre inconsciente con el que alguien se aseguró de terminar...


Renacer del fenix


-"Lo que tu ves aquí son las respuestas a las desiciones que he tomado, mira, solo sigo adelante con confianza... estrella del caos teñida de sangre... eso soy yo... pero no mis sentimientos..."-

Mi voz sin voz sonó sobrenatural en aquella sala. Una figura se encontraba al fondo de aquella sala, se encontraba mirandome con todo espectante.

"La oscuridad se apodera de los corazones de la gente y resulta imposible escapar... solo aquellos que descubran la luz en sus corazones podran escapar de este oscuro destino... y tu, Eragon, as encontrado la luz en la oscuridad enterna.
Has sido uno de los asesinos más buscado de las 5 grandes aldeas, portador de la perdición y la muerte. Tu pasado teñido de sangre te a manchado las manos culla maldición está gravada en tus ojos... pero aún así, as encontrado la luz donde no hay. Tu corazón se ha purificado y tu alma arrepentido... mereces una oportunidad"


La oscuridad dió paso a la luz, y la luz dió paso al llanto de un niño...

Aslan
Estudiante de academia de la hoja
Estudiante de academia de la hoja

Cantidad de envíos : 167
Fecha de nacimiento : 21/01/1995
Edad : 21
Acuario Fecha de inscripción : 28/05/2010
Localización : En tus sueños...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.